CNEL. JUAN SILVESTRE AVEIRO
 

Nació el 22 de septiembre de 1838, en Isla Aveiro, anterior paraje Luqueño, hoy perteneciente a Limpio. Fue uno de los protagonistas más dramáticos, discutidos y prominentes de la plural tragedia del 70.

Educación esmeradísima y singular talento pronto distinguieron sus años mozos. En plena juventud, don Carlos Antonio López lo designó como Secretario particular, funciones en las que persistiría con su insigne hijo. Su instrucción legal lo llevó a la judicatura y luego a la Escribanía de Gobierno, siendo simultáneamente Director del Archivo Nacional.

Al trasladarse el Mariscal al frente de operaciones, Aveiro lo acompañó siendo Adscrito al Supremo Gobierno. Producidos los acontecimientos de San Fernando, asume las funciones de Fiscal de Sangre.

De entonces no le son extrañas las crueldades y las inflexibilidades emergentes de este triste cometido. Áspero de admitir se hace su proceder cuando uno no quiere, aún pasado un siglo, conciliar al poeta romántico de espíritu cultivado, al pulido varón de nutrida biblioteca, con el feroz magistrado. Si no en todo, al menos en fracción lavó sus culpas en las expiatorias aguas del Aquidabán. Escribió sus memorias, estimables como documento que faustamente, le sobrevivieron y han llegado a nuestras manos.

Terminó sus días, intensamente vividos, en Luque, el 6 de junio de 1919. J. S. Aveiro fue Juez de Paz en lo Civil y Comercial en Luque, luego de la Guerra, recibió los galardones "Orden Nacional del Mérito" y las Condecoraciones de las Batallas de Corrales y Cerro Corá.
 

Atrás

 


 

Powered by http://www.fortunatti.com/

Reservados todos los Derechos