La mandioca del stronismo

A más de 25 años del fin de la dictadura, la educación sigue repitiendo vicios del modelo stronista.

«A la dictadura de Stroessner, como a todas las dictaduras, el mayor peligro era armar al pueblo, a la ciudadanía, no con el fusil sino con ideas propias.  Al igual que las Ligas, el Movimiento Independiente Universitario también fue perseguido y reprimido brutalmente por la dictadura, hacia mediados de la década del setenta. De ese movimiento estudiantil, en medida significativa, se nutrió parte del liderazgo de las organizaciones políticas socialdemócratas y de izquierdas más recientes. El magisterio público fue alineado a favor del sector del partido gobernante que propugnaba el continuismo del modelo autoritario, y en todo el sistema educativo no quedaron resquicios para la promoción de proyectos alternativos. El viejo clientelismo político, antes que ser superado, consigue “rejuvenecerse”. En esta circunstancia, por otro lado, resulta difícil que la ciudadanía se afiance, como fuente democrática de poder y decisión; es decir, que se constituya en una ciudadanía madura. Ahora, la educación es definida por los movimientos populares como una demanda social, al igual que otras demandas sectoriales o básicas.» *

 

Cuenta la leyenda, que el dictador Alfredo Stroessner durante su mandato promovió el consumo de la mandioca como alimento masivo en Paraguay, porque de esta modo la mantendría embrutecida, ya que este tubérculo no reúne los componentes elementales para el desarrollo cerebral, haciéndolo incapaz de reflexionar, comparar y alzarse. Es probable que tal afirmación sea falsa, pero es la idea. La de mantener un pueblo sin sentido crítico, con una educación elemental, cuasi analfabeta o analfabeta funcional bajo la frase promocional “Más paraguayo que la mandioca”.

Sin considerar lo anterior, una de las deudas pendientes de nuestra democracia después de la caída de la dictadura es la deficiencia del sistema educativo.

A diario vemos a profesionales con títulos de enfermeros, licenciados, abogados, arquitectos, ingenieros, médicos que egresan de universidades paraguayas. Pero a la hora de desempeñarse como tales, encuentran que la universidad no les brindó los conocimientos necesarios para desempeñarse como tales.

Esta deficiencia en la educación es la herencia de la dictadura pasada, para generar ciudadanos sumisos. Y los gobernantes de estos 25 años de democracia poco o nada han hecho por cambiar esta dura realidad; las reformas educativas en la práctica no dieron los resultados esperados. A veces, uno tiende a pensar que la formula les cae bien a los políticos de turno, y no hacen nada ya que al tener una ciudadanía sin formación seguirán votándolos a ellos por necesidades básicas.

Y es así como se forma el círculo vicioso de la mediocridad educacional en nuestro país, los estudiantes universitarios tienen de una formación básica que ni siquiera es tal, proveniente de una pobre formación secundaria que a su vez provino de una primaria deficiente.

Noviembre / 2014.

 

 

 


(*) Luis Galeano. / Videos: Gentileza.

Enlace permanente a este artículo: http://www.infoluque.com/la-mandioca-de-stroessner/